14 de febrero de 2012

Mon amour ne t'inquiete pas, la vie est à nous


Le contaría miles de cosas, millones de historias a la luz de una vela que nunca dejaría de parpadear y que no haría falta que siguiese calentando la sala que, en cualquier momento, se llenaría por su calor. Cada vez que lo miraba sentía cómo el mundo se detenía. Solos: ella y él, en cualquier lugar, daba igual dónde. Jugaban a su gusto con las manecillas del reloj, controlaban la dirección del viento, cualquier lugar era bueno, cualquier momento. Deseaban estar juntos eternamente, como en aquella película francesa cuyo nombre no recordaba pero que, estaba segura, debía de haber visto miles de veces, en la que un joven le decía a la chica de la que se enamoraba al oído: "Mon amour, ne t'inquite pas, la vie est à nous". Estaba segura, que al igual que en la película, el mundo podía ser suyo en cualquier instante. Lo sentía en su mirada, ya no era la de un desconocido. Cuando lo miraba solía susurrarle que podía ver lo mejor de ella en sus pupilas que se iban dilatando  hasta no poder hacerlo más y acabar con los ojos cerrados y fundiéndose en un beso...
que no acababa nunca.



♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

Bueno, parece que hoy es San Valentín ¿No? ¿Cómo lo habeís celebrado bloggers?
Espero que bien, a ver si recibiís la carta que esperaís!
Anuncio también que la encuesta del lateral del blog ¿Cuál es tu película de amor favorita? ha acabado hoy y la ganador ha sido 3 Metros Sobre El cielo, basada en la novela de Federicco Moccia. Pronto tendreís una entrada especial sobre ella ok? Un beso y suerte con los examenes!
PD: Hablando de libros este fin de semana acabé otro "El Prisionero del Cielo" de Zafón, está muy bien, pero no llega a superar a La Sombra del Viento, creo que hay pocos libros que lo superan, si alguien sabe de alguno que lo supere que me avise que tengo ganas de volver a emocionarme cómo con ese libro
♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

8 de febrero de 2012

*Nada engaña más que los recuerdos*


Estaba buscando entre las cosas viejas de su desván. Allí halló una postal. Le quitó el polvo e imágenes de su pasado acudieron a su mente. Aquel verano de hace veinte años la hizo recordar un amor. Su verdadero gran amor al que nunca olvidaría. No estaba segura de nada, sólo sabía una cosa: aquella historia no podía funcionar de ninguno de los modos. Ella tenía treinta y tantos años. No sabía nada de él, dónde estaría en aquél momento. Fue la pregunta que acudió a su mente al desempolvar aquella postal. Pensó en todo mientras sentía que el viento le susurraba palabras incompresibles al oído.
Miró por su ventana, aquel día se le antojó cálido. Tenía miedo de los recuerdos, no quería recordar, porque estaba segura de que no había nada peor que los recuerdos.
Debía olvidarle, porque, aunque no queramos aceptarlo, todos estamos seguros de que cualquier tiempo pasado fue mejor.
 Bajó la persiana y fue a poner algo de vaselina en sus labios que estaban secos.
Al cabo de un rato vio que no podía concentrarse. Por ello,decidió coger de nuevo la postal, fue hacia su cama, asustada. Después comenzó a leerla mientras, de nuevo, retazos de algo ocurrido años atrás la envolvían llevándola a un lugar del que nunca hubiese querido salir.
Y es que, aunque lo hubiese pasado mal, su memoria era selectiva y había borrado todos los recuerdos malos. Porque, como dijo el gran Carlos Ruiz Zafón: Nada engaña más que los recuerdos.


_______________________________________________________________________________-
Bloggers, ¿Cómo os va la semana  el mes?  lo siento mucho, pero no puedo actualizar tanto cómo querría y, cuando lo hago, lo hago rápido y mal :$
Estoy hasta arriba de exámenes pero cuando tenga tiempo no os preocupéis que tendréis una entrada al día (;
un beso enorme a tod@s.
PD: He sacado un 8 en mi último examen de mates, a lo mejor me estoy pasando poniéndolo aquí, pero es que un 8 en mates no lo veía yo desde.... 8)