27 de octubre de 2012

Susurros del silencio

Treinta.
Era el número de veces que se había girado antes de hallar una postura cómoda mientras dormía aquella noche. La cama se le antojó grande y vacía.
Demasiado grande y demasiado vacía para su gusto. 
No podía dormir, no sola; no aquella noche. Los bostezos de la luna continuaban filtrándose por la ventana. Era inútil, no podría continuar fingiendo que era fuerte y que no le importaba nada de lo ocurrido.
Treinta y uno.
Cerró los ojos y trató de concentrarse en otra cosa, cualquiera excepto su recuerdo. Aquello, era doloroso, más de lo que podía haber llegado a pensar.
Treinta y dos.
Volvió a abrirlos y permitió que una gota de agua translúcida se acomodara en la cuenca de su ojo derecho. Fue entonces cuando oyó que alguien llamaba a su puerta. Echó un vistazo al reloj 1:30 no había demasiadas personas que se atreviesen a llamar a aquellas horas. O, al menos, eso quiso creer.
Treinta y tres. Treinta y cuatro. Treinta y cinco.
Se levantó, envuelta en una sábana y corrió a abrir la puerta. Antes, echó un vistazo por la mirilla...
...No había nadie.
 Se dejó caer y apoyó su espalda contra la puerta. Echó de menos aquellos tiempos en los que jugaba a ser su princesa. Ahora, simplemente habían comenzando un juego en el que ninguno dejaría de perder.
Durmió.
Al fin, se entregó a los brazos de Morfeo: allí, en la puerta. Con la esperanza de que él la llamase en algún momento.



  __________________________________________________________________________
Bueno, bloggers, el texto de hoy la verdad es que se me ha ocurrido sobre la marcha y no está muy trabajado (Lo siento) Quería deciros que pronto actualizaré con una reseña de un libro que leí hace poquito y que es PERFECTO para Halloween
Está narrado en Halloween de 2012 y, la verdad, es que está bien. No os preocupéis que pronto os lo presento.
Un beso, os espero por: ASK (CLICK AQUÍ) TWITTER (CLICK AQUÍ) BLOGLOBI'N(CLICK AQUÍ)

20 de octubre de 2012

Un coeur brisé



Se miraron, un corto instante. Un período de tiempo inferior a cinco segundos. El tiempo suficiente para que se sintieran, inexplicablemente, atraídos el uno hacia el otro.
A ella, la vida le había tratado mal, no había hallado nunca a nadie en quien confiar, no conocía el verdadero significado de palabras como amor, amistad, cariño o confianza. Sin embargo, no había tenido que mover un dedo durante toda su vida para conseguir lo que quería. Lo había tenido absolutamente todo. Pero, es cierto que por muy ricos que seamos,  hay cosas que el dinero no puede comprar.
A él, la vida le había regalado todo el amor y el cariño necesarios para seguir adelante. No obstante, todo lo material que tenía había sido conseguido mediante el sudor de su frente.
Dos mundos totalmente diferentes, opuestos y al mismo tiempo IGUALES.
Es posible que a veces dos piezas encajen a la perfección aún siendo tan dispares y parecía, que una vez más, la magia de Octubre, había logrado unir las dos partes de una misma fruta.




_________________________________________________________________________________

Bloggers, al fin me he curado de mi tendiditis (Vuelvo a ser persona) Muchas gracias por vuestros mensajes de apoyo, en la última entrada y en twitter, en serio... creo que ha influido para que mi pie decidiese dejar las muletas apartadas de él. 
El tiempo no ha acompañado demasiado últimamente y os tengo que dejar con algunas fotos hechas en mi habitación. El libro que veis es El prisionero del cielo. La verdad es que está bastante bien; pero no se compara nada a la primera parte de "El cementerio de los libros olvidados". Carlos Ruiz Zafón es mi autor favorito (Aunque creo que ya lo habíais deducido), me encantan sus libros, la verdad y son 100% recomendables. Me encantan las frases tan profundas que utiliza...
Dicho esto, me despido, hasta la próxima entrada.

UN BESO OTOÑAL♥

                                                    
                                                  Neverland Lover


Follow on Bloglovin

7 de octubre de 2012

Rocé el destino con la punta de mis dedos....

                          ....y lo dejé escapar porque quería que nos sorprendiera.




Las horas pasan, lenta e inexorablemente, torturándolo y consiguiendo que su paciencia vaya acabando poco a poco con él.
Sus ojos, fijos en la pantalla del ordenador, el único ser capaz de complacerlo. Y, aunque parezca extraño, el único que puede comprender cómo se siente. Aunque, lo que realmente espera es su llegada. La llegada de alguien a quién no conoce, tiene la esperanza de que algún día acuda y le diga que su agonía ha acabado. Que tanto tiempo solo, ha valido la pena.
Pero eso, nunca ocurre.
La batería del portátil, finalmente, se consume. Él, no hace nada para remediarlo. Cierra el objeto y da un sorbo a la Coca-Cola que tiene a su lado.
Se levanta y decide que su vida no puede continuar así. Es entonces, cuando toma una decisión y comienza a pensar que quizá se está equivocando y que, probablemente, fuera hay un mundo que no conoce y, puede que el destino tenga preparado para él un amor tras girar la primera esquina, o la segunda... o puede que ninguna.
Pero debe intentarlo. Debe volver a ser una persona y dejar el pasado atrás, debe dejarla atrás a ella... 
La persona que la convirtió en quién es.

               
______________________________________________________________________________