30 de enero de 2013

Con cada sonrisa que me regalas vivo un minuto más



Mírate al espejo y dime qué ha sucedido. Por favor, asegúrame que el niño que fuiste un día está orgulloso de la persona que eres hoy y me tranquilizaré.
   ¿Recuerdas cuando tu peor miedo era salir a la pizarra el día que no habías hecho los deberes?
   No comprendo porqué cambiamos  sería tan fácil ser siempre la misma persona y no abandonar a nuestros primeros amigos por otros que son  mejores. ¿Estuvieron esos amigos ahí cuando estuviste enfermo? ¿Te hicieron sonreír cuando estabas deprimido?
  Es obvio que no. Entonces, desconozco tus motivos para abandonar a alguien que te quiere de verdad por otra persona que, seguramente, se cansará de ti cuando encuentren a alguien mejor.
  Mi última pregunta es fácil y difícil: Fácil de formular; difícil de responder...
 ...¿Eres feliz?



________________________________________________________________________________

Bueno, os dejo con un texto escrito en clase de "Permanence" que es algo así como "alternativa" y son horas en las que no tenemos clases pero tenemos que quedarnos en el instituto (Sí, los institutos franceses son así) Y, bueno, en estas horas de reflexión he podido preparar entradas hasta marzo, así que ya está todo más o menos programado... Cada miércoles me tendréis por aquí ¿Vosotros cómo estáis?
Ya sabéis donde encontrarme:

♥TUMBLR
♥FACEBOOK
♥TUENTI
♥BLOGLOVIN'
♥TWITTER
♥ASK

BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥ BISOUS♥BISOUS♥ BISOUS♥BISOUS♥BISOUS♥

23 de enero de 2013

{Love the way you look at me}

 

Las lágrimas rozan tu piel, lentamente, como si se hubiesen enamorado de ella. Parece que ahora hay alguien más en esta pelea que quiere llegar hasta tu corazón y hacerse con él. Tus ojos no intimidan a nadie, no importa que lo intentes: esa mirada que tienes sólo consigue estremecer de dulzura a quien te contempla. Esa mirada que tú, ahora, has decidido borrar del mapa.


________________________________________________________________________________
 Bloggers, la semana pasada nevó aquí en Francia y, por fin he visto la nieve: es blanca y fría. Genial todo por aquí. ¿Y vosotros qué?
Un beso enorme a todos, ya sabéis que podeís encontrarme en ASK (CLICK AQUÍ) Y, bueno, si me leéis MI TWITTER(CLICK AQUÍ) sabréis que tengo 9 horas de clases diaria y que me es difícil actualizar.
Besos, os espero por aquí.

Follow on Bloglovin

16 de enero de 2013

La vida es tan buena maestra que si no acabas de aprender cómo hacer algo, vuelve a ti y te muestra lo que debes hacer: una y otra vez.




Sus labios continuaban esperando algo que nunca llegaría y, sus ojos, miraban impacientes una historia que no había comenzado aún. Se moría de ganas de abrazar a alguien a quien ni siquiera conocía. No podía describir con palabras cómo se sentía porque sólo conseguía atragantarse de nuevo con el sabor amargo de los recuerdos... Recuerdos de algo que todavía no había sucedido pero que sentía cada vez más próximo e, incluso, comenzaba a echar de menos.
Un rayo de luz entró por la ventana: era la hora de salir a trabajar.
 No quería, no sentía ganas de hacer nada,  necesitaba urgentemente que la música la acompañara en su descubrimiento del mundo. Un mundo que la había traicionado más que ayudado. ¿A quién pretendía engañar? Hacia tiempo que había dado su vida por perdida, sus días se contaban hacia atrás y estaba comenzando a pensar que pronto despertaría de aquel sueño con complejo de vida que la estaba acompañando.
Pero, aquel sueño, la sigue persiguiendo... 

2 de enero de 2013

Te olvidaré cuando los corazones rotos vuelen


Trenes sin rumbo, inviernos que congelan corazones, soles que derriten sentimientos, ventanas que se empañan con suspiros que llevan tachado un nombre. 
Había de recordarse que él no le pertenecía, nunca lo hizo, ni ella a él. 
Ojalá nadie descubra, se dice, que no sabe quién es ni adónde se dirige, que no sabe si tomará el tren equivocado o, simplemente, ninguno es el correcto. 
Se halla entre cuatro paredes llenas de recuerdos que un día le pertenecieron y, ahora, son extraños. Tan extraños como la chica que desde el espejo la contempla, ¿quién eres, quién soy? Ojalá hubiese, al menos, una respuesta valida...
Quiere dejar de sentir, de martirizarse pensando en lo que no pasará, de llorar sintiendo que los mejores años de su vida se fueron para no volver, que hace tiempo dejó de ser ella.
Sólo quiere buscarse, en el lugar que sea: en un tren, en diciembre, en la Vía Láctea, entre cristales...
Sólo buscarse y encontrarse antes de que él lo haga porque, entonces, no habrá vuelta atrás.