13 de abril de 2014

Otro hombre que olvidó su nombre



Sólo hay una regla:"yo te quiero, yo te hiero".
Recuerdas cosas que jamás pasaron y sonríes precisamente por eso: porque llorar es lo que la gente normal hace y, ¿para qué engañarnos? tú no eres como el resto.
Esta es la historia del mito de los dos jóvenes que se querían y, de la mañana a la noche (no al revés), acabaron odiándose o, al menos, dejaron de sentirse.
Esta es la fábula de dos almas que nunca perdían el tiempo estando juntos, sólo lo ganaban. 
Creyeron que vencerían una batalla en la que estaban destinados a ser derrotados. Ellos, ciegos de cordura cada noche y de locura cada día; hartos de recuerdos que no existen y promesas que se rompen y funden con el aire nada más ser pronunciadas; hartos de amores de ciudad con fecha de caducidad.
Porque, anoche, cuando él le pidió a su corazón alguna razón o, al menos, un cambio de estación, éste latió más rápido de lo normal y recordó esa maldita regla, esa que es única e irrepetible... pero, al parecer, también insuficiente: Yo te quiero, yo te hiero.
Y es que, paradójicamente, sólo aquellas personas que nos quieren pueden hacernos daño.




13 comentarios :

  1. Ay :') no sé si era por la entrada en sí, por la música de fondo de tu blog o por una mezcla de ambas cosas, pero me parece genial. Me he sentido totalmente retratada con palabras, vamos, identificación máxima, jo. Me encanta la forma que tienes de escribir, la verdad, espero leer más entradas tuyas! Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Oooh!!! qué maravilloso!!!
    Lo último que has dicho tienes muuucha razón.
    Quién más daño nos hacen son esas que nos quieren...

    Ahora me paso por tu blog de fotografía! :D
    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Me encanto, "yo te quiero, yo te hiero" es tan... real. Cualquiera que haya querido sabe reconocerse de una forma u otra aqui. Un beso desde Nunca Jamás.

    ResponderEliminar
  6. Si, te doy toda la razón... Las personas que queremos y nos quieren son las únicas que de verdad pueden hacernos daño.
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  7. Nunca me había puesto a pensar en esa regla, pero sí, solo quien de verdad nos importa es quien nos hace daño, porque cala mucho que no esté bien o que nos ignore, y eso hace mucho daño. ¡Magnifico texto! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Quien te quiere te hiere, porque quien bien te quiere te hará llorar, pero siempre habrás de recordar, que amar no significa llorar, que quien te ame bien te ha de tratar... (Llámame loca pero esta paradoja me acaba de salir en este mismo instante).
    Me asombra como tienes tiempo para realizar tantos proyectos y me satisface que los vayas llevando a cabo. Avísame cuando tu nuevo rincón esté listo :)
    Coleccionando margaritas en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar
  9. Holaa!! ^^
    ¡¡Estás nominada a un premio!!
    Pásate cuando puedas.

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Me encanta tu blog, me quedaré por aquí.

    Un beso enorme ^^

    ResponderEliminar
  11. Ha sido increíble esta entrada, me he enamorado jajaja Sigue expresándote de esta forma tan genial. Me volveré a pasar, un besito desde http://www.siestadestinadoapasarpasara.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. Hola :D
    Acabo de descubrir tu blog y me encanta, me quedo por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu blog, no hay más. Tienes talento, chica.
    Un abrazo de pingüino.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.