9 de junio de 2014

En un verso sabrás todo lo que he callado


Cerró los ojos para verle, en su reproductor de música acababa de comenzar a sonar una de sus canciones favoritas que, sin saber cuándo ni cómo, también se convirtió en imprescindible para ella.
Le gustaba esa forma suya de utilizar símiles y metáforas incluso siendo innecesarios porque, de algún modo, se veía reflejada en ello; comenzó a pensar que aquellas tardes, aquellas miradas, aquellas palabras que compartieron, no habían sido más que parte de un bonito sueño que, ahora, había acabado de desvanecerse por completo. Nunca dejó de pensar que él era diferente, una flor que había nacido en medio del desierto, un alma demasiado noble, cuyas raíces arrancó sin reparar en consecuencia alguna.
Y mientras, ella tumbada, escuchaba el estribillo de una canción que ni siquiera tenía la certeza de no haber compuesto.
Pero el tema se acabó y tuvo que abrir los ojos. Aquello fue lo que más le dolió porque, en cuanto sonó el último acorde, estuvo segura de algo: nada volvería a ser lo mismo.


5 comentarios :

  1. Como echaba de menos todo esto y leer cosas tan preciosas como la que has escrito. Es tan bonito... y tan cierto, cuantas veces una sola canción no has traído el recuerdo de una persona muy especial. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es que es tan bonito la manera en que escribes, no me queda mas que felicitarte-
    Que belleza leer cosas tan preciosas.
    Saludos, te espero en Black and white or colors?

    ResponderEliminar
  3. ¡es hermoso lo que escribes! quisiera poder tener el don de expresar lo que siento en palabras :$ una pregunta, ¿cual es el titulo de la primera cancion de tu playlist?

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón, una entrada muy buena. Malditas canciones, sus versos y cada renglón que crea esa imagen que ya solo existe en tu cabeza.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.