22 de julio de 2014

Un coeur muet qui parle une fois encore



Somos conscientes del riesgo, de lo que entraña, de que, por ahí, hay mucho loco suelto capaz de pronunciar sentimientos mal convertidos en palabras. Tú no quieres que nada ocurra, nada de nuevos principios, nada de finales anunciados, no pretendes ser la princesa de ningún caballero azulado y, cuando te das cuenta, te hallas a ti misma suspirando por los rincones en busca del apuesto antagonista, él es distinto, una copia exacta al resto. Porque Cupido siempre lanza sus flechas cuando estás desprevenido, cuando aún posees heridas no cicatrizadas y rasguños en el alma.
Supongo que nada de esto tiene sentido, que no hay algo que pueda captarse entre líneas, pero, de vez en cuando, es bueno vaciarse de sentimientos para llenarse de metáforas.
Sólo soy una arriesgada inconsciente en busca de lo que jamás perdió, de lo que siempre deseó y nunca poseyó; en busca de ti, de tu recuerdo, de tu ausencia, de un pasado que añoro y un futuro que odio en el que, por desgracia, tú no estás presente.
De vez en cuando miro al cielo y me río de los pobres inocentes que hablan de amores de verano sin saber que los de invierno son más cálidos, bonitos, sinceros y, por supuesto, únicos. Me hace gracia ver cómo continúo quejándome de hechos improbables y, aún así, sigo deseando que ocurran al tiempo que les temo. Me hace gracia ver cómo en el fondo confío en el tiempo.
Es cierto eso que no dicen, a veces, el alma se empapa, la sangre se vuelve tibia y el corazón un poco más duro porque, tu cuerpo, tiene memoria y, ¿qué pretendías, volver a amar después de haber sufrido tanto?


5 comentarios :

  1. Precioso texto, lo captas todo, lo describes todo y hace que lo sintamos todo. Espectacular.
    http://fotosyenredos.blogspot.com.es/
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Me senti tan identificado con tu texto, enserio.
    Reniego de las historia de amor y de los hechos improvables pero confio en que llegara y en el tiempo que el me salvara de este abismo.
    Cupido lanza sus flechas aun cuando no tienes cicatrizadas las heridas, esto estan cierto mis heridas de guerra me provocan miedo a volver a sufrir miedo incontrolable y a la vez mi corazon latiendo a mil pr hora se atreve a ir en su busca o a resibirlo pero tal vez algo se daño porque no siento lo mismo por nadíe.
    Me encanto lo copiare para guardarlo enserio me llego.
    Te mando un gran abrazo y es un gusto volverte a leer.
    pásate cuando quieras

    ResponderEliminar
  3. Es de humanos, y tambien de valientes tener miedo a veces, pero debemos seguir el curso de las cosas. Puede que todavia no estes preparada, pero llegara un momento en el que lo estaras, y no quedara mas remedio que afrontar los miedos, abrir la mente, y descubrir que nos depara la vida esta vez.
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Me pasaba como el texto no creía en el amor y renegaba de él hasta que fui yo quien se enamoró (aunque al principio me costó, en parte por ese miedo que dices de sufrir de nuevo). El amor puede sorprender mucho e incluso curar heridas, no le cierras las puertas. Una entrada preciosa.
    Vuelvo a estar por blogger e intentaré pasarme por aquí a menudo.
    Besos cielo,
    Alejandra G.N.

    ResponderEliminar
  5. No sé si aposta o inconscientemente nos has dejado un gran debate en la guinda final de tu tarta de palabras, y es que, muchas personas piensan que lo adecuado sería no volver a amar para no volver a sufrir, pero con ésto, cierras a tu corazón toda opción de ser feliz encontrando a la persona que cambiara el dolor por felicidad, y entonces, quizá la pregunta sea ¿debemos arriesgarnos a sufrir para así encontrar el verdadero amor?
    ¿Puede ser la respuesta ''si no arriesgas, no ganas''?
    Hablándole a la luna de las constelaciones de su espalda en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.