6 de septiembre de 2014

Las hadas no escriben


No sé cómo podéis seguir creyendo en cuentos de hadas cuando, es bien sabido, nadie les enseñó jamás a escribir. Sobra decir que el amor no es más que un invento de marketing que nos creemos demasiado bien y, los príncipes azules, sólo unos impresentables sapos disfrazados con sonrisas seductoras y miradas envenenadas. Pero no, nosotros somos tan incongruentes que seguimos creyendo en todo esto, en pequeños seres alados de rostros celestiales que reparten el amor con sus baritas mágicas, transforman calabazas en carrozas y crean vestidos pomposos junto a todos los animales del bosque. 
Nosotros, soñando despiertos, buscando la magia en lugar de crearla. Porque el secreto está ahí, en crear el momento, el instante; en adelantarnos al destino, al tiempo.
El secreto está en dejar de ser racionales y comenzar a sentir que estamos equivocados, en gritar a los cuatro vientos que creemos en las hadas para que, desde donde quiera que esté, Campanilla vuelva a brillar.

PD: Tengo reseñas y entradas pendientes que, por motivos personales, no he publicado aún pero pronto espero poder enseñaros.
Besos y que os sea leve la vuelta a la rutina♥

6 comentarios :

  1. Sobra decir que el amor no es más que un invento de marketing !
    yo Solia decir y pensar eso :/
    Muy linda entrada cielo.
    Y espero que estes bien espero pasar pronto por aca.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Para mi el amor no es un invento de Marketing, los días especiales en plan San valentín, si lo son
    Y a mi a veces me gusta seguir creyendo en las hadas, por lo menos soy feliz
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Cierto es que muchas veces parecemos ilusos al creer en cuentos de hadas, pero también es verdad que nos gusta creer en ellos, que algo de magia aporta a la vida. Yo no sé qué sería de mí sin esos cuentos, sin creer en esas historias. De por sí soy bastante romántica, así que puede deberse a eso. Sin embargo, no sólo me gusta creer, sino me gusta hacerlo realidad. al crear esos momentos e instantes perfectos, en este mundo lleno de imperfecciones, y empezando por nosotros mismos, ya estamos creando la escena de un cuento de hadas que, al fin y al cabo, termina siendo la suma de todos esos momentos. Cada uno vive su propio cuento.
    Interesante entrada, me ha hecho reflexionar. Nos leemos cielo, un besote! Te espero en Un Mundo de Verdad

    ResponderEliminar
  4. Si no creemos en las hadas, los cuentos, la magia y creer que puedes volar la vida seria completamente aburrida, carente de emoción. Aunque sean pensamientos irreales, son esos los que nos dicen que creer, soñar y vivir pueden ser lo mismo. Aplaudamos y gritemos "yo creo en las hadas" así campanilla vuelva a brillar.
    Me encanto. Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, puede que las hadas no existan, pero eso no significa que la magia tampoco. Yo creo que cada un@ crea su propia magia :)
    Buena reflexión y me encanta la imagen!! ^^
    Un abrazo y espero que esos asuntos personales que te impiden escribir sean para bien ;)

    ResponderEliminar
  6. Dejarnos llevar por la razón solo es una parte de la verdad del mundo y puede que según opiniones, también de madurez, pero yo me planto y me quedo con tu conclusión, con la lucha, tal vez, de seguir siendo niños.
    Ya viene el frío a cazarme las mejillas en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.