21 de enero de 2015

Eterna poesía

Aun si todos los poetas llegasen a extinguirse, existiría la poesía.

Existiría sin versos; pero requeriría de besos.
Existiría en las miradas que buscan encontrarse y se pierden al hallar su destino; en los ojos repletos de lágrimas sinceras.
Existiría en los corazones que, aunque rotos, laten; en los enamorados conocedores de que su amor, pese a serlo todo, nada vale.
Existiría en las sonrisas sin venir a cuento con finales grises y nublados; en el pasado de quienes un día fueron infelices y vomitaron perdices.
Y no sería necesario el uso de la métrica para medir nada de esto, no haría falta que nadie le cediese un nombre a lo que siente, ni poetas que lo versaran.
Porque aunque la poesía muriese, las emociones continuarían vigentes entre nosotros, matándonos y dándonos la vida.
Aunque todos los poetas se extinguiesen, la poesía seguiría habitando nuestros corazones. Se hallaría en el árbol cuyas hojas mece el viento o en el canto que entonan los pequeños ruiseñores.
Porque, al fin y al cabo, la vida, es poesía; y tú... tú, también.


SÍGUEME EN:    TWITTER // BLOGLOVIN' // FACEBOOK // ASK // TUMBLR // INSTAGRAM

3 comentarios :

  1. Preciosa entrada, a la que yo también he llegado a la misma conclusión, y es que mientras haya vida habrá poesía.
    Un saludo desde http://almadeangel-wada.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Bellos pensamientos sobre la poesía y su eterna existencia.Ella ya llevaba siglos aquí cuando nosotros llegamos.

    Un placer encontrar tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.