15 de febrero de 2014

Otro títere del destino


Se acabó, se rompió, se nubló el corazón y volvió a ganar, por vez enésima, la razón.
Aquí me hallo, buscando excusas que no existen, rogándole a la luna que me trate como nunca la traté yo a ella, recordando hechos de un pasado cercano que se aleja cada día más, se aleja y se va sin que yo pueda hacer nada más que sentarme a observarlo y, si es necesario, hacerle de guía.
Dicen por ahí que de ningún cobarde se escribió nunca nada, supongo que eres la persona más valiente que existe, supongo que yo podría fingir que lo fuiste.
Pero se me da mejor la filosofía que las matemáticas y creo que he de dejar de hacer cálculos de probabilidad y suposiciones que no me llevan a ningún sitio. Aunque ahora ya es imposible, ahora incluso el solo sé que no sé nada se queda corto.



SÍGUEME EN:    TWITTER // BLOGLOVIN' // FACEBOOK // ASK // TUMBLR // INSTAGRAM

2 comentarios :

  1. Muyyy bonito textooo me encanta LLLLL


    BESOOS

    http://sonrieporquetupuede.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Aveces nuestras relaciones amorosas no terminan en lo que deseamos, pero odiar a la persona no es algo por lo que este orgulloso. Porque ese odio no nos deja abanzar en la vida.
    Te deseo lo mejor y aun que gane la razon esta vez. llegara el día en que la razon no tenga completamente la razon. un abrazo enorme y pasate por mi blog
    nos leemos :3

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.