28 de febrero de 2014

Londres está a tres pasos del cielo, París a dos del infierno


23:45. Sucumbió a los brazos de Morfeo. Estaba allí, en una cama demasiado grande para ella sola, vacía de sentimientos, llena de rabia, incapaz de asumir que su amor había caducado, que debía buscar otro rumbo para su vida, todo era distinto, ella era distinta, había cambiado, todo el mundo que siempre concibió como suyo ahora se había difuminado ante sus ojos. Recordó entonces cómo él solía dormirla, narrándole hazañas inventadas que transcurrían en países extranjeros, y el modo en que, pocas noches atrás, le había susurrado al oído:  "Londres está a tres pasos del cielo, París a dos del infierno. Tú y yo en un punto intermedio, no lo olvides".


SÍGUEME EN:    TWITTER // BLOGLOVIN' // FACEBOOK // ASK // TUMBLR // INSTAGRAM

3 comentarios :

  1. Perfecto! Es genial! un beso cielo! Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Uauu! En serio, cada día te superas, ¡preciosa! Jaja en serio, me ha encantado el texto, muy bien escrito :)
    Un abrazo y pásate cuando quieras <3

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.