13 de febrero de 2015

Té, quiero



Té, quiero,
no importa el sabor;
si es verde
o rojo,
¿qué se yo?

Si el primero te da pie a pensar
que puedes
y quizá quiero
que vuelvas;
deséchalo.

En cuanto al segundo,
cuento ya los minutos
y horas
pretendiendo detener el tiempo
y, si es posible,
a tu recuerdo
y a ti
también.

Y es que ya más
llamas
no quedan
para calentar café.
Además,
me llamas
y dices: "Solo queda té"
para dejarme sola y marcharte
otra vez.

Puede que, al fin
y al cabo,
sea una suerte
querer té
ahora que ya no voy a
quererte
más.

4 comentarios :

  1. Me ha fascinado el juego de palabras :)
    y todo en general, me quedo por aquí!

    Un beso!

    Por si te apetece pasarte por el mío: Vérsame en tu boca

    ResponderEliminar
  2. Increíble entrada, es fantástica. Un besito desde http://siestadestinadoapasarpasara.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado! Suerte haberme topado con tu blog

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer la entrada, si te ha gustado, no dudes en dejarme tu comentario y, si no es así, también aceptos críticas.